Cómo cuidar a un gato neonato sin madre

971 880 669
Cómo cuidar a un gato neonato sin madre

Muchas personas se acercan hasta las clínicas veterinarias porque no saben qué cuidados proporcionar a un gato neonato sin madre. Aunque lo ideal es que estén con su progenitora hasta los dos meses, en ocasiones quedan huérfanos y alguien se tiene que hacer responsable de su manutención.

En primer lugar acude a tu centro veterinario más cercano lo antes posible para comprobar su estado de salud. Una vez hecho, comienza la parte más delicada. En casa procura que esté siempre resguardado en una manta para que note la sensación de calidez, a pesar de que no esté la madre. Esto es muy importante porque cuando son pequeños no saben regular su temperatura.

Una de las dudas que más preguntan en las clínicas veterinarias es cómo alimentarlo. El gato debe tomar el biberón cada tres o cuatro horas. Hazlo siempre con leche materna de gata, que podrás comprar en comercios o supermercados. Ésta debe estar a temperatura ambiente, ni muy caliente ni muy fría. Colócalo como si estuviera apoyado en el vientre de su madre, de forma lo menos diagonal al biberón. Seguramente querrá amasar con sus patitas delantera, así que pon tu dedo o una pequeña toalla. Se trata de un reflejo que suele perdurar toda la vida aunque no esté la madre.

Procura estimular al gatito varias veces al día para que haga sus necesidades con una toalla a temperatura corporal y un poco húmeda en la zona de los genitales. A partir de las tres semanas de vida podrá comenzar a tomar papilla de pienso y a comer sólido paulatinamente.

En Rubinca Clinvet Pere J. Torrens-Susana Bieto somos una clínica veterinaria que ofrece los servicios médicos más avanzados para tu mascota. Nuestro equipo de profesionales cualificados te asesorará en todas las dudas que tengas acerca de su cuidado.

haz clic para copiar mailmail copiado